Y ASI LO VIVIMOS.... 

Los ausentes.

Tras el atentado terrorista del 14 de marzo de 2004, todos los periódicos españoles, como homenaje a las víctimas, en un afán de darles entidad, de no reducirles a un simple número, quisieron ponerles nombre, edad, sexo, nacionalidad, profesión, incluso un pequeño apunte biográfico. De ese modo se publicó, en prácticamente todos los periódicos españoles, una lista con todos esos datos.  Se adjuntó incluso, cuando los familiares así lo quisieron, una fotografía.

Todos los muertos del Covid 19, merecerían un trato semejante tras la acometida de este virus del terror. Ahora son muchísimos más, pero igualmente poseen un nombre y una identidad. Hay personas de todas las edades: muchos mayores, pero también muchos sanitarios: médicos, enfermeras, directores de hospital, auxiliares de clínica, etc. Todos merecen un homenaje personal, salir de ese anonimato del número que los cosifica, y aparecer ante la sociedad española con todos esos sellos personales que los identifica, que distingue a unos de otros. La Prensa Española, en un acto de equidad, debería realizar esta labor de investigación totalmente posible en el ejercicio de su profesión.

                                                                                               Hortensia Búa Martín          

MARIA: Tenía prevista todas mis presentaciones de mi nuevo libro Ni locas ni tontas, locales, amigos, charlas... pero se me olvidó contar con los imprevistos de la vida: ¡¡La pandemia!!. Ay, ay, ay.

Espero que todo vuelva a la normalidad. Mientras tanto, escribo y leo y pienso. 

 

 

POR GALO
En este escrito mío reflejo mi renovado sentimiento de gratitud hacia Galo, un pescador portugués que me salvó la vida cuando yo tenía 7 años. Si él enferma no podré ir a salvarle.
Por Galo.docx
Documento Microsoft Word [16.7 KB]
HOY 23 ABRIL , DIA DEL LIBRO. MI RECUERDO PARA CERVANTES
Cervantes estuvo preso en Argel casi 5 años, y también en la Cárcel Real de Sevilla unos meses, donde se supone ideó El Quijote. Yo llevo un mes confinada en casa, ojalá también sirva para que lleguen las musas de la pluma y del papel ...
En un lugar de la Mancha recordando a Ce[...]
Documento Microsoft Word [14.7 KB]

HORTENSIA: Tras la suspensión de los monólogos en Alcobendas, ELLAS CUENTAN, yo tenía confirmada mi presentación en el Instituo Cervantes de Tetuan de mi libro MARIA MOLINER LA LUZ DE LAS PALABRAS. Se canceló. Ahora estoy terminando mi nueva novela. 

MI LIBRO SOBRE MARIA MOLINER
Una vida apasionante y una aportación esencial al idioma español. Nunca fue suficientemente reconocida.
HORTENSIA VIDEO DE SU LIBRO MARIA MOLINE[...]
Archivo de audio/video MP3 [4.3 MB]
LO INVISIBLE, un relato mío en reflexión del COVID
La muerte aparece cuando menos lo esperamos... y nos iguala.
LO INVISIBLE.doc
Documento Microsoft Word [38.5 KB]

ANA ISABEL: Nunca dejo de pintar ...  y ahora la imaginación se desborda... os presento mi serie SANTO OFICIO

 

Uno de los principales esquemas del sociedad patriarcal es que la mujer se queda en casa y realiza los oficios domésticos. Una actividad poca veces reconocida y generalmente despreciada, algunos la consideran denigrante. Pero estas mujeres están dispuestas a llevar la vida de la familia calladamente en sus hombros: cocinando recuerdos, tejiendo vínculos, puliendo aristas. Son el eje invisible de la sociedad. 

Si los santos y sus vidas ejemplares fueron creados como modelos a seguir, no lo son también estas anónimas mujeres? no merecerían ellas estar en los altares? Por eso he decidido intervenir las imágenes de algunas santas para producir la serie SANTO OFICIO. Ellas, arropadas con elegantes vestiduras, exhiben en sus manos orgullosamente el objeto de su oficio: una escoba para Santa Clara (a pesar de su rango); una canasta de ropa sucia para Santa Catalina de Alejandría (que con las manos ocupadas con semejante carga no podrá recibir al niño Jesús en brazos durante sus desposorios); una costura para Santa Bárbara (en lugar de la pesada torre que la distingue); Una plancha para Santa Gertudris (que alejará por un momento la mano de su corazón); un molinillo para Santa Rosalía de Palermo (que la entretendrá mientras reza al crucifijo). 

Espero que en esta cuarentena, estar en casa y llevar a cabo estos oficios, nos permita reconocer el valor inmenso de quienes los llevan a cabo cotidianamente. Tal vez no sea tarde para aprenderlos y aligerar su carga. Tal vez hay otras heroínas en estos días, que lo han sido siempre y apenas empezamos a notarlo. Qué sirva también para esto la cuarentena. 

ROSA :  Un nuevo reto, terminar un corto!!!!

CHARO:  Terminando con todos mis pedidos de encuadernacion... 

BELEN GRANDA: Hola, yo estoy creando un juego de mesa superchulo que inventé hace 15 años y por circunstancias de la vida  aparqué de alguna manera... Cuando me rompí la rodilla hace un par de años lo retomé... Y ahora estoy de lleno con ello...